Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre tus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar tu experiencia ofreciéndote contenidos de tu interés. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su instalación y uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en Política de cookies.
UNIDAD 1

Apps móviles, todo un mundo

El smartphone se ha convertido en tu principal aliado y las apps en aquellas herramientas que te permiten estar 100% conectado. Pero, ¿Qué hay detrás de las apps? Conoce qué tipo de apps existen y cómo éstas, a través de la captación de datos, son capaces de dar respuesta a tus necesidades diarias.

Te explicamos el caso de WhatsApp como un ejemplo emblemático de liderazgo en la mensajería instantánea.

App-dicción

0:00 / 0:00
Infografía interactiva

Pasado, presente y futuro de los teléfonos móviles

La tecnología móvil ha seguido distintas etapas hasta ahora (1G, 2G, 3G y 4G). La tecnología móvil del futuro es la 5G. Permitirá redes capaces de soportar grandes cantidades de conexiones a la vez, multiplicar sus velocidades y dotar de acceso a la red a objetos hasta ahora no conectados. ¿Conoces la historia de los teléfonos móviles?

Píldora 1

Origen y evolución de las apps

Para entender de dónde vienen las apps de nuestro teléfono, sin las que hoy no podemos vivir, tenemos que mirar hacia atrás e ir a la época en la que únicamente existían ordenadores.

Las aplicaciones móviles (web y nativas) se encuentran dentro de lo que llamaríamos aplicaciones informáticas. Una aplicación informática es cualquier herramienta pensada para desarrollar una función específica en una plataforma concreta: PC, móvil, tableta, TV, etc.

Las primeras aplicaciones informáticas se desarrollaron para los ordenadores con el objeto de permitir al usuario realizar diversos tipos de trabajo.

Piensa, por ejemplo, lo fácil que nos hizo la vida Windows cuando creó el Paquete Office. Este conjunto de aplicaciones, que incluía entre otras Microsoft Excel para realizar hojas de cálculo, o Microsoft Word para procesar textos, se hicieron tan populares que resultan imprescindibles en nuestro día a día, tanto para particulares como para empresas.

Sin embargo, con la irrupción de internet, apareció un nuevo modelo de aplicación informática, hoy en día tan extendido como el anterior: las llamadas aplicaciones web. Estas aplicaciones se utilizan a través de los navegadores y, por lo tanto, necesitan una conexión a internet para funcionar. Ejemplos de ellas son los webmails como Gmail, wikis, weblogs, tiendas en línea y la propia Wikipedia.

Las apps nativas para los dispositivos móviles nacen y se popularizan con el lanzamiento del iPhone en enero de 2007. El iPhone hace que se extienda el uso de los smartphones y de las apps, que aparecen en 2008 cuando surge la AppStore.

En definitiva, las aplicaciones nacen de alguna necesidad concreta de los usuarios, ya sea de carácter lúdico o laboral.

Como se suele decir: “para cada problema, una solución”, en informática sería: “para cada problema, una aplicación”.

Por eso, constantemente se desarrollan nuevas aplicaciones con el objetivo de simplificar el uso de cualquier dispositivo electrónico.

Píldora 2

Android vs. Apple: duelo de titanes

Sistema operativo

El sistema operativo es el software fundamental que hace funcionar un ordenador. Hace años que estamos familiarizados con sistemas operativos como Microsoft Windows para los PC y OS X para los ordenadores Apple. Pero los smartphones de hoy en día también necesitan un sistema operativo que haga funcionar sus aplicaciones. Los sistemas operativos móviles más conocidos son: Android, iOS, BlackBerry OS y Windows Phone. Aunque los que realmente dominan el mercado son Android, con un 84 % de los usuarios y, e iOS con un 12 %.

Android

Desde enero de 2011, Android es el sistema operativo más utilizado en el mundo, con más de la mitad del mercado. Fue creado por la empresa Android Inc., fundada en 2003 y comprada posteriormente por Google. Se lanzó al mercado en 2007 como sistema operativo móvil, aunque originalmente era un sistema pensado para las cámaras digitales.

En la actualidad es el sistema que utilizan los smartphones de marcas como HTC, LG, Samsung y Motorola, entre otros.

iOS

iOS es el sistema operativo móvil creado por Apple para ser utilizado en los dispositivos de su propia empresa, como el iPhone, el iPad o el iPod touch.

Debe su popularidad a su simplicidad y optimización pero, sobre todo, a que, a diferencia de Android, está pensando exclusivamente para los dispositivos concretos de su marca. De esta forma se consigue sacar el máximo partido a las funcionalidades del hardware.

Mercado de las apps

Las tiendas de apps son el escaparate donde se ofrecen y se dan a conocer las aplicaciones móviles disponibles para los usuarios de smartphones.

Cada sistema operativo tiene su propia tienda, aunque también existen tiendas independientes de los sistemas operativos.

En ellas puedes encontrar apps de dos tipos: gratuitas o de pago, normalmente organizadas por categorías como juegos, educación, viajes, fotografía y vídeo, música, tiempo y salud.

Las tiendas de apps más conocidas son la App Store de Apple, Google Play Market de Android, Windows Phone Market, Firefox Marketplace y Blackberry App World.

Desarrollo de apps

Actualmente cualquier empresa o particular puede crear una app y sacarla a la venta en las tiendas de las distintas plataformas. Esta es la razón por la que el mercado de las aplicaciones móviles se está convirtiendo en uno de los más potentes y multimillonarios.

Para desarrollar una app se necesita trabajar en la programación para Android y/o iOS, y en el diseño de la interfaz. Dependiendo del tipo de app, las inversiones pueden variar:

el coste del desarrollo dependerá en gran parte del tiempo que se emplee:  entre uno y dos meses de desarrollo puede tener un coste de entre 10.000 y 20.000 euros, y desarrollos de un mínimo de seis meses pueden tener un coste de entre 100.000 y 200.000 euros. El tiempo que se tarde en desarrollar dependerá de la profundidad de la app, la complejidad, la integración que tenga con servicios externos, etc.

Además, a esto hay que sumarle:
Los costes de registro para que aparezca en las tiendas de aplicaciones
Los costes de marketing para dar a conocer la app.

Estas son algunas de las páginas webs dedicadas a la creación de apps: Upplication, GoodBarber, AppMachine, Appsbuilder o Mobincube, entre muchas otras plataformas.

 

Píldora 3

Tipos de apps

Hay distintos tipos de apps móviles: apps web y apps nativas.

APPS WEB

Las apps web son las primeras en aparecer, junto con los smartphones, pero en ese momento su uso no estaba muy extendido y presentaban muchas limitaciones.

Estas apps se ejecutan dentro del propio navegador web a través de una URL. Las apps web son una forma de adaptar la web a formato móvil, y están basadas en tecnologías web como HTML, CSS, JavaScript, etc.

Su ventaja principal es que pueden usarse desde cualquier dispositivo sin importar el sistema operativo (iOS, Android, etc.), por lo que no hay que crear varias versiones. Esto ahorra costes a los desarrolladores.

El punto negativo es que no pueden ser publicadas en plataformas como la App Store o Google Play y, por tanto, llegan a menos gente. Además, necesitan conexión a internet y no pueden utilizar los datos que contiene el teléfono ni todas sus funcionalidades como la cámara, el GPS, etc.

APPS NATIVAS

Las apps nativas son las que “viven” en el teléfono y pueden funcionar sin conexión a la red, como la calculadora. Otras apps nativas muy conocidas son Angry Birds, Candy Crush, Facebook, Twitter, Uber o Instagram, que están representadas por un icono cuadrado que invade la pantalla de nuestros smartphones.

La ventaja de las apps nativas es que pueden acceder a todas las funcionalidades del móvil: cámara, GPS, agenda y dispositivos de almacenamiento de datos, entre otras. Además, no necesitan conexión a internet para funcionar.

Estas apps se encuentran en tiendas de aplicaciones, por lo que son más visibles a los usuarios y se puede promocionar su descarga. Además se pueden actualizar para añadir nuevas características con el paso del tiempo.

El inconveniente de las apps nativas es que hay que desarrollar una versión distinta para cada sistema operativo. Esto supone un mayor coste para los desarrolladores.

En las tiendas de apps puedes encontrar apps gratuitas o de pago. Cada vez es mayor el número de apps gratuitas frente a las de pago, seguramente porque tienen un mayor éxito en el mercado, pero ¿de dónde extraen beneficios económicos estas apps? A través de los anuncios y de las compras in-app, que es aquel contenido o servicio adicional al que puedes acceder pagando.

Existen algunas páginas web donde un usuario sin conocimientos de programación puede diseñar aplicaciones, y consultar a desarrolladores para crearlas. También existen las apps híbridas, que combinan lo mejor de las apps nativas y las apps web.

APPS HÍBRIDAS

Las apps híbridas son una combinación de las dos anteriores. Se desarrollan con lenguajes propios de las aplicaciones web móvil, por lo que permite su uso en diferentes plataformas, pero también dan la posibilidad de acceder a gran parte de las características del hardware del dispositivo. La principal ventaja es que, a pesar de estar desarrolladas con HTML, Java o CSS, es posible distribuirlas en las tiendas de aplicaciones.

Píldora 4

El increíble caso de WhatsApp

Es difícil encontrar un smartphone que no tenga instaladao WhatsApp. No solo es líder mundial en apps de mensajería, sino una de las apps más populares del mundo.

Su historia comienza en 2009, de la mano de sus creadores, Brian Acton y Jan Koum, dos ingenieros extrabajadores de Yahoo!. Su nombre es un guiño juego de palabras que combinaa la expresión coloquial norteamericana What’s up?, que en español significa “¿Qué tal?” o “¿Cómo estás?”, ycon a la palabra app.

La idea de Jan Koum y Brian Acton era que los usuarios pudieran comunicarse a través de mensajes de texto sin tener que pagar por los SMS.

En el momento de su creación, el mercado de las aplicaciones para iOS no estaba aún asentado y el éxito tras unos meses en funcionamiento no era el que sus creadores esperaban.

Una de las claves para que el servicio atrajera a más usuarios fue hacer posible que estos pudieran ver si la otra persona estaba o no conectada, las actualizaciones de estado y el la popular doble checkmarca de verificación. La aplicación alcanzó los 250.000 usuarios y sus creadores se vieron obligados a cobrar por el servicio con el objetivo de frenar una expansión demasiado rápida, que pudiera colapsar su infraestructura.

En 2010 llegó la versión para Android y en 2011 la posibilidad de enviar fotos. En 2013, Facebook decidió comprar WhatsApp, que ya contaba con 400 millones de usuarios. Fue entonces cuando llegaron las novedades de lal doble check marca de verificación azul, las opciones de privacidad y las llamadas por de voz.

Lo que muchos desconocen es que uno de los fundadores de WhatsApp, Brian Acton, buscó trabajo en Facebook antes de aventurarse con la creación de la red de mensajería móvil por excelencia. Y ¿cuál fue la respuesta de la red social con más usuarios del mundo? El tuit que publicó Acton por aquel entonces nos la revela:

"Facebook me rechazó. Era una gran oportunidad para conectar con algunas personas fantásticas. Espero la próxima aventura de la vida".

Además, por si fuera poco, justo unos meses antes también fue rechazado por otro gigante del sector, Twitter.

No sabemos si Mark Zuckerberg, quien ha pagado 22.000 millones de dólares por el invento de Acton, tiene remordimientos por no haberlo incorporado a su equipo cuando se le presentó la oportunidad; como tampoco sabemos si Acton hubiera tenido tiempo de crear WhatsApp trabajando en alguna de estas dos grandes compañías, en las que tampoco hubiera habría contado con el apoyo de su socio y buen amigo, Jan Koum, quien también tiene también un interesante relato personal.

Todo empezó cuando, con 16 años, Koum y su madre abandonaron Kiev y se trasladaron a San Francisco para hacer realidad su “sueño americano”. Pero eso no sucedió y, durante mucho tiempo, en su etapa en el instituto, necesitó necesitaron ayuda estatal para alimentarse él y su madre y él.

Para no olvidar sus años de sufrimiento, sus raíces y mostrar al mundo que su esfuerzo se había visto recompensado, Koum decidió escoger un lugar simbólico para firmar el contrato con Zuckerberg que lo haría millonario de la noche a la mañana. El sitio elegido fue delante de un edificio donde Koum había ido de joven con su familia a solicitar ayuda social.

Un acto muy emotivo por su parte, pero, seguramente, para todos aquellos que están pasando por una situación de precariedad económica como la que él sufrió, les sería de más utilidad una donación de parte de su fortuna,

Brian Acton y Jan Koum

El fin del SMS

Está claro que WhatsApp se ha generalizado en tiempo récord y se ha convertido en imprescindible. 

Ya hay muchas más personas que utilizan esta app para comunicarse diariamente en lugar de las llamadas de teléfono habituales. Esto supone grandes pérdidas para las operadoras telefónicas, ya que los planes de datos con tarifa plana no generan tantos beneficios como en su día lo hicieron las llamadas y los mensajes SMS.

En 2007, el año en que tocaron techo, las operadoras ingresaron 1.743 millones de euros gracias a este tipo de mensajes, un 11,7 % de sus ingresos totales. En 2012, con WhatsApp en circulación, esa cantidad se redujo hasta los 707 millones. Actualmente el 72,6 % de los usuarios ha dejado de enviar SMS y otro 18,6 % consume menos de la mitad.

fin unidad 1

¡Felicidades!

Has finalizado con éxito la unidad 1.
Ya puedes pasar a la Unidad 2.

Descubre la Unidad 2