Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre tus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar tu experiencia ofreciéndote contenidos de tu interés. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su instalación y uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en Política de cookies.
UNIDAD 2

Grandes logros del big data

El big data es una mina de conocimiento imprescindible gracias a su capacidad de generar y procesar enormes cantidades de información. La explotación masiva de datos nos permite entender mejor la realidad, conocer fenómenos hasta ahora desapercibidos, hacer previsiones de futuro con mayor exactitud, tomar mejores decisiones y, sobretodo, adoptar una postura crítica que lleve a mejorar nuestro entorno a nuestros intereses y necesidades. También artistas de todo el mundo están usando el big data para crear obras de arte e incluso está impactando de forma revolucionaria en el mundo del deporte. ¿Te lo contamos?

La cuarta revolución industrial

0:00 / 0:00
Infografía interactiva

Datos que nos ayudan a todos

Los datos nos ayudan en ámbitos como la demografía para entender procesos demográficos y migratorios, en la economía para comprender tendencias económicas o en el urbanismo para descubrir cambios topográficos, patrones de tráfico o emisiones y mejorar los servicios públicos. ¿Conoces cómo nos ayudan los datos?

Píldora 1

Datos con arte

Ya hemos visto cómo el Big Data nos permite formar parte de grandes proyectos para resolver problemas sociales o incluso participar en progresos científicos. Pero, ¿y si nuestra actividad pudiera convertirse también en arte?

Veamos algunos ejemplos de cómo artistas de todo el mundo están usando el Big Data para crear obras de arte.

“We Feel Fine” de Sep Kanvar

El proyecto pretende explorar las emociones humanas a escala global. Cada pocos minutos el sistema rastrea en diversas redes sociales la frase “I feel” y I am feeling”, sentimientos humanos. El contenido entero de la frase se registra y se identifica según los adjetivos que incluye la frase. Si es posible, también se registran datos complementarios como la edad, el sexo, la situación del autor o las condiciones climáticas locales en el momento de escribirse la frase. De esta forma, la base de datos contiene millones de sentimientos que aumentan a un ritmo de entre 15.000 y 20.000 sentimientos por día.

We feel fine de Sep Kanvar

“24 HRs in photos” de Erik Kessels

Esta instalación está formada por un mar de fotografías impresas que corresponden a las imágenes subidas a Flickr en un periodo de 24 horas. Su propósito es mostrar la inmensa cantidad de imágenes que nos hemos acostumbrado a producir y consumir en internet. Es también una demostración de cómo, al subir nuestras imágenes, parte de nuestra intimidad se hace pública y puede acabar formando parte de algo que nos es ajeno. Al contemplarlas impresas es cuando de verdad comprendemos la dimensión abrumadora de esta cantidad de imágenes superior a un millón.

“Tele-Present Water” de David Bowen

Esta instalación muestra en tiempo real el movimiento físico de la superficie del agua en una ubicación concreta y real: la de la boya número 46075 de la National Oceanic and Atmospheric Administration, ubicada en las islas Shumagin de Alaska (53°54’39″ N 160°48’21″ W). Los datos se transfieren a cada instante y el mismo movimiento exacto se reproduce en una estructura de malla metálica, que vemos moverse tal y como lo hace el agua a miles de kilómetros.

Tele-present water de David Bowen

“Hello World!” de Christopher Baker

Esta instalación audiovisual utiliza fragmentos de miles de diarios personales grabados en vídeo y publicados en internet. El proyecto invita a reflexionar sobre los medios de comunicación participativos y nuestro deseo de ser oídos. En cada uno de los 5.000 vídeos de esta instalación un individuo habla desde un espacio privado a una audiencia desconocida.

Hello World de Christopher Baker

A través de sus obras, los artistas contemporáneos pueden reflexionar sobre la situación sociológica actual y nuestra relación con la tecnología. Y pueden hacerlo sirviéndose de esa misma tecnología y del Big Data. Contemplar sus obras es una buena manera de obtener otra perspectiva y comprender mejor la situación que vivimos y la nueva realidad creada por la explosión de datos.

Píldora 2

Un nuevo concepto de compra

El Big Data es ya una mina de conocimiento imprescindible para las empresas a la hora de vender sus productos. Las tecnologías no solo han transformado el proceso con la venta on-line, sino que también están transformando los canales tradicionales.

wifi gratisCentros comerciales

¿Por qué crees que muchos centros comerciales te dejan conectarte gratis a su red wifi? Porque de esta forma pueden saber cómo te mueves por el centro y qué áreas son las más transitadas. Las tarjetas de fidelización fueron las primeras herramientas con las que estudiar los hábitos de los consumidores.

Estas innovaciones intentan ponerte las cosas mucho más fáciles para que consumas. Por ejemplo, con los nuevos avances, podrás probarte ropa sin tener que ponértela. Desde hace años, varias compañías, como Magic Mirror, están desarrollando tecnologías digitales que proyectan la imagen de una prenda sobre la persona que está frente al espejo. Unos sensores mapean su silueta y determinan sus medidas. Y en la pantalla, sobre su imagen, aparecen las prendas que va seleccionando.

wifi gratisAgencias de viajes

Algo que debes tener muy en cuenta es el uso del Big Data que hacen las compañías aéreas cuando compras un billete de avión. Según un estudio, los cambios de tarifa que encuentras dependen del índice de ocupación de los aviones o de la hora en la que se efectúa la búsqueda (mejor hacerlo de madrugada). Muchos rastreadores de vuelos han incorporado predictores de precios que te indican cuál es el mejor momento para comprar un billete de avión. Funcionan a partir de la recopilación y el análisis de distintos datos. Estas son las conclusiones a las que han llegado:

  • Todo es cuestión de elegir el momento oportuno. La clave para encontrar los mejores precios es volar o viajar cuando otros no lo hacen. Los momentos menos demandados son la primera hora de la mañana y la última del día. Además, no solo los vuelos serán más baratos, sino que las colas y masificaciones serán menores.

  • Otro aspecto que se debe considerar son los aeropuertos. Muchas aerolíneas de bajo coste vuelan a aeropuertos alternativos para pagar tasas más bajas, de manera que puedan rebajar más el precio final.

Teniendo en cuenta las búsquedas que realizan los usuarios de una web, la demanda de un determinado vuelo, etc. se puede determinar de manera aproximada cuál será el precio de los billetes.

Incluso hubo una compañía que, gracias a una cookie que instalaba en los dispositivos conectados a la web, ofrecía tarifas diferentes cuando el internauta había visitado antes una página comparativa de billetes de avión.

cámara vigilanciaAnuncios que observan

Los anunciantes quieren recabar datos sobre sus consumidores a toda costa. Ya hemos visto cómo lo hacen a través de los canales digitales, pero también existen técnicas para saber más de nosotros con solo observarnos. La biometría es la identificación informática de rostros, a través de la cual se captan las reacciones y los movimientos del público y se determinan la edad o el sexo de las personas.

Puede que estas cámaras biométricas estén en un anuncio que te paras a mirar, o repartidas por la tienda que visitas. Y puede que ni siquiera lo sepas. ¿Crees que esto debe permitirse? Porque, ¿qué pasa con esas grabaciones y esos datos? ¿Qué se hace exactamente con ellos?

Algunas de estas herramientas biométricas se utilizan para medir nuestro estado de ánimo. Cuál es nuestra reacción al ver ciertos productos o cuándo empezamos a dar muestras de fastidio mientras estamos haciendo cola. Algunas personas consideran que esto vulnera por completo nuestra privacidad.

Supermercados

Es probable que en las estanterías del futuro haya decenas de sensores que detecten los productos que llevamos en el carrito y nos hagan sugerencias, como el vino que va mejor con la comida que hemos comprado o si alguno de los productos puede producirnos alergia.

Hasta los envases pueden ser inteligentes. Podremos encontrar en los lineales del supermercado botellas que cambian de color para avisar de que el contenido está a la temperatura adecuada o envases que avisan de si la carne ha caducado.

Una de las principales ventajas del Big Data en los comercios es que permite conocer cuáles son los hábitos de compra. Por ejemplo, la cadena estadounidense Walmart descubrió, mediante la unión de los datos meteorológicos con los datos de compra, que un tipo de cereales se vendía más los días de tormenta, por lo que los colocó en la última estantería cuando se pronosticaba mal tiempo para que los clientes tuvieran que recorrer todo el establecimiento, aumentando así las probabilidades de que comprasen otros productos a parte de los cereales.

En resumen, el Big Data ayudará a las empresas a vender más y a nosotros a comprar mejor, con más información y con una oferta mucho más personalizada.

Píldora 3

Datos que dan mucho juego

El Big Data se ha convertido también en un elemento importante dentro del mundo del juego y el deporte.

Estrategias de juego basadas en datos

Con un control y análisis constante de los datos se pueden optimizar los resultados y evitar lesiones. Equipos como los de la Liga española de fútbol, los de la estadounidense de baloncesto, los de la NBA o los de la NFL de rugby ya se sirven de estas técnicas. En el caso de la liga de rugby se ha construido una plataforma que, con sus aplicaciones, ayuda a los 32 equipos a tomar las mejores decisiones teniendo en cuenta datos como el estado de la superficie del césped, las condiciones climatológicas o la actividad anterior de cada jugador.

Pero el análisis estadístico de los datos puede ir más allá. La película “Moneyball: rompiendo las reglas” se basa en la historia de los Oakland Athletics en 2002, que fichan a un joven economista, Peter Brand, para que, con ayuda del análisis estadístico, componga el equipo ideal, eligiendo a jugadores que en principio pasarían desapercibidos, si no fuera por el cotejo a gran escala de sus marcas.

Moneyball: rompiendo las reglas

Existen ya empresas que ofrecen servicios de recopilación, análisis y visualización de datos para equipos o deportistas de cualquier competición, como el portal Stats.

Geolocalizando tesoros escondidos

Otra de las aplicaciones del Big Data son los juegos de entretenimiento que se sirven de la geolocalización, como el Geocaching. El objetivo es encontrar tesoros a partir de coordenadas geográficas:

Una persona esconde un tesoro, llamado cache (escondite), que puede ser cualquier cosa de escaso valor, como un juguete o un libro, y, usando un GPS, publica sus coordenadas en Geocaching.com junto a una descripción del entorno. Quien lo busca, a través de la app del juego donde se muestran las pistas de su localización, debe notificar que ha dado con él una vez encontrado y volverlo a dejar en su sitio.

Píldora 4

¿A dónde nos lleva el big data?

El Big Data nos proporciona grandes beneficios en diversos ámbitos, gracias a la capacidad de generar y procesar enormes cantidades de información. La explotación masiva de datos nos permite entender mejor la realidad, conocer fenómenos hasta ahora desapercibidos, hacer previsiones de futuro con mayor exactitud, tomar mejores decisiones y, sobre todo, adaptar mejor nuestro entorno educativo y social a nuestros intereses y necesidades.

Los datos pueden empoderarnos como individuos, pueden ayudarnos a crear una sociedad más participativa, con modelos de gestión más eficaces y sostenibles. También pueden hacernos la vida más fácil cuando compramos y mejorar muchos de los procesos de nuestra vida diaria. Por otro lado, los datos deben servir para crear ciudades inteligentes que funcionen mejor a través del conocimiento en tiempo real del uso de los servicios.

La era de los datos masivos ya ha empezado y es una realidad. Las ventajas y oportunidades que proporciona son infinitas; de nosotros depende convertirla en una era de progreso y avance para la Humanidad. En la sociedad digital todos estamos conectados a través de internet y generamos información constantemente. Los datos son el petróleo del siglo XXI. El reto es analizarlos en profundidad y en tiempo real para convertirlos en soluciones que aporten valor para los ciudadanos.

El desafío, pues, no es tecnológico. O no solo al menos. Para hacer de la era de los datos una era de progreso es necesario que, como protagonistas de este nuevo contexto, los ciudadanos:

bombilla

  • Desarrollemos conciencia acerca de los diferentes procesos que permiten la obtención de datos: cuando participamos en las redes sociales, cuando navegamos por internet, cuando instalamos aplicaciones en nuestro smartphone, etc.

  • Nos interesemos por el destino de esos datos: a quién los estamos cediendo, con qué finalidad se nos solicitan y qué contrapartidas vamos a obtener por la cesión de esta información.

  • Entendamos qué usos pueden derivarse de ellos: qué ocurre con los datos que vamos generando, cómo pueden ser interpretados y qué actividades, servicios y negocios se van a generar a partir de ellos.

  • Seamos conscientes de qué consecuencias legales, económicas y sociales pueden implicar: en qué medida la generación de datos afecta a nuestro derecho a la privacidad, cómo pueden generarse nuevos negocios a partir de los datos que vamos cediendo y cómo se va configurando nuestra identidad y nuestra imagen pública a partir de los datos y la información que compartimos.

Complementariamente, en paralelo al desarrollo de esta conciencia acerca de los datos que generamos y de las consecuencias derivadas de su cesión, como ciudadanos debemos ser exigentes con las organizaciones ricas en datos, especialmente con la administración pública. De los gobiernos, ya sean locales, autonómicos o estatales, debemos esperar transparencia en torno a los datos de que disponen y también que faciliten el acceso a esta información.

Utilizar los datos para entender mejor nuestra sociedad es fundamental para dialogar con la administración y exigir el desarrollo de políticas públicas más adecuadas. Cuál es la distribución sociodemográfica de la población en una ciudad, cuántas viviendas se encuentran deshabitadas, cuál es el mapa de ocupación entre sus habitantes o cuál es el índice de criminalidad en un territorio serían algunos ejemplos de información que las administraciones pueden proporcionar para idear respuestas y tomar decisiones útiles para toda la sociedad.

Para terminar, aunque el acceso a los datos se hace fundamental para la toma de decisiones, debemos ser conscientes de que los datos no son la respuesta a todo y que (p bold) hay cosas que no son cuantificables. La negociación, la empatía y la subjetividad, por ejemplo, son valores importantes que no se pueden medir y que influyen de manera decisiva en nuestra toma de decisiones. Por lo tanto, como sociedad también tenemos el reto de tomar decisiones ‘humanas’ y no únicamente basadas en datos, y ser conscientes de que tomar todas nuestras decisiones basándonos en algoritmos puede llevarnos a ser esclavos de nuestros propios números.

fin unidad 2

¡Felicidades!

Has finalizado con éxito la unidad 2.
Ya puedes pasar a la parte práctica.

Descubre la parte práctica